Lámparas en Piedra de Lecce: y la luz fue.

Si lo pensamos bien, parece una magia. Simplemente un dedo sobre el interruptor, una ligera presión, y pan comido. La oscuridad se vuelve luz, las tinieblas se aclaran, salen los miedos, en un momento todo se hace más simple. Nada para interpretar o adivinar, ningún secreto para ocultar o develar. Funciona a la misma manera desde siempre, aunque en los años la técnica se haya perfeccionado, modernizado, innovado. Es la belleza de la lámpara en piedra. De todas las lámparas de piedra Lecce del mundo: en metal, cristal, piedra. Un poder infinito en sus propias manos. Casi como el descubrimiento del fuego, un paso adelante de alcance revolucionario. La historia de la lámpara en piedra de Lecce es la historia del hombre, luchando con la necesidad de iluminar sus escondrijos, luego sus rudimentarios hogares.

lámparas en piedra de Lecce

Codice L01

lámparas en piedra de Lecce

Codice L02

lámparas en piedra de Lecce

Codice L03

lámparas en piedra de Lecce

Codice L04

Como muchas veces pasó en la historia de la evolución, Madre Tierra se fue en ayuda del primitivo, ofreciendo los instrumentos necesarios, aunque rudimentarios, para responder a la urgente necesidad. Las primeras lámparas de piedra de Lecce eran ramitas ligeras, por lo tanto fáciles de transportar, que se incendiaban y que, lamentablemente, se incendiaban fácilmente. Su función era útil pero el rendimiento no suficientemente duradero. Necesitaba algo más, en lo que poder contar también en condicciones de incomodidad ambiental.

Solo varios milenios después, el mundo conoció el candil como lo recordamos hoy. Fueron los Egipcios a imaginarla por la primera vez, juntos a todas las conquistas que se anotaron en su currículum. Finalmente la iluminación está al alcance de todos y sobre todo se destaca por su caracter duradero.

Cada lámpara en piedra de Lecce es una magia.

Incluso después de los milenios que transcurrieron entre las primeras lámparas de piedra rudimentarias de Lecce y las desarrolladas por los egipcios, ese aura de magia alrededor de este mueble se ha mantenido sin cambios. El joven ladronzuelo Aladín sólo tenía que frotar su lámpara milagrosa para que una magia se cumpliera antes sus ojos. Y de su lámpara, como por milagro, saliera un genio listo para satisfacer cada demanda, aunque la más absurda. Aunque de las lámparas de piedra de Lecce de hoy no salga un ser mágico como aquel genio, reinterpretado de mil formas distintas en la televisión y las grandes pantallas -a las que, dicho sea de paso, quién sabe qué grandes cosas habría que pedir-. Las lámparas de piedra de Lecce conservan un carácter de misterio y ocupan, con arrogancia, pero en todo caso con todo el mérito, un lugar de gran importancia dentro de cada espacio. Nadie hoy quiere comprar una lámpara y meterla en un rincón remoto de la casa, lejos de las miradas de admiración de los visitadores. Quien tiene una lámpara en piedra de Lecce quiere mostrarla, exhibirla, y encenderla para crear una atmosfera suave, delicada, refinada, según el estilo de la misma lámpara. Y como para cualquier otro objeto de decoración, hay infinitas posibilidades.

lámparas en piedra de Lecce

Codice L05

lámparas en piedra de Lecce

Codice L06

lámparas en piedra de Lecce

Codice L07

lámparas en piedra de Lecce

Codice L08

Lámparas en piedra de Lecce: la natura en tu habitación.

La lámpara en piedra de Lecce es un retorno a los orígenes de la lámpara misma. Un material antiguo como el tiempo que puede combinarse con las necesidades de las viviendas de hoy. Bien pensando, tembién la lámpara en piedra de Lecce es un símbolo que tenemos innato dentro de nosotros. Probablemente sin darnos cuenta: nos devuelve a los elementos de la luz y de la roca. Contenidos en el famoso mito de la cueva ideado por el filósofo Platón, que ha inspirado muchos otros filósofos después. El mito punta un dedo a las imitaciones, solo la natura se puede considerar como fuente de autenticidad y verdad.

Lámparas en piedra de Lecce: la natura en tu habitación.

La iluminación es cuanto de más natural se puede pedir, segunda solo a la solar. En piedra se pueden fabricar lámparas de piedra Lecce de varios tamaños, según la necesidad. Pequeñas lámparas de piedra de Lecce para colocar encima de los muebles de la sala de estar, lámparas de piedra de Lecce más importantes para colocar directamente en el suelo. Apliques de piedra Lecce para iluminar habitaciones y pasillos.

Lámparas en piedra de Lecce: la natura en tu habitación.

El estilo ligeramente áspero de una lámpara en piedra la hace ideal para lugares públicos de inspiración rústica, como bed and breakfast, tabernas, estructuras de acogida de dimensiones más importantes como las fincas. Que son la tendencia del momento, elegidas siempre más frecuentemente por las celebridades por sus aniversarios y celebraciones. Recordar el estilo de la finca en su propia casa es de consecuencia el imperativo de las últimas temporadas.

Su realización implica también la elección de una iluminación antigua, que sepa bien y natural, como pueden garantizar las lámparas de piedra de Lecce.
Después de todo, Apulia es el territorio de la piedra, lleno, como está, de muros de piedra seca y edificios con una o dos habitaciones hechas completamente de piedra. En tal contexto, la iluminación solo puede ser prerrogativa de las lámparas de piedra de Lecce. Elija solo la forma que debe tener. Quizás elija a quién subir. Del ambiente se encargará ella. Y seguro serà lo que tenía en mente.

HAZ CLIC AQUÍ Y ENVÍA UN CORREO ELECTRÓNICO PARA MÁS INFORMACIÓN

Contacta con La Piedra Taurina para obtener más información sobre los productos y su elaboración.